“Navidad en Familia”

Vacaciones, comidas, regalos, convivios, pastorelas, adornos, música y una gran lista de compromisos… Puede llegar a ser una presión social, familiar, económica y de tiempo si no se detiene un momento a reflexionar acerca de lo que para usted es importante.

Estamos en una época del año en la que fácilmente se puede perder el sentido de lo que se celebra. Por lo tanto, vale la pena preguntarse, como persona y como familia, cuál es el sentido que tiene la Navidad.

Al hablar de tradiciones, se encuentran muchísimas en cada familia. Sin embargo, al pasar los años, puede ser que algunas ya no tengan valor. Quiero ejemplificar esto con una anécdota que me compartieron hace unos años y que puede ser aplicada en muchos aspectos de la vida:

En una familia la “receta” para hornear el pavo de Navidad era quitarle la pechuga. Habían pasado varias generaciones aprendiendo y enseñando esto, así preparaban esta deliciosa cena. Luego alguien se cuestionó por qué lo hacían y regresaron a preguntarse y tratar de investigar con los mayores de la familia, hasta encontrar que la razón de la abuela para cortar tan rica parte del pavo, era que su horno era muy pequeño y no cabía dentro el pavo entero. Se dieron cuenta que para la abuela tenía un significado, pero los hornos de las casas de hoy eran más grandes, habían pasado muchos años repitiendo esta tradición sin saber su razón de ser. Como en los hornos modernos sí cabía el pavo entero, decidieron cambiar esa “receta”, ya que no tenía ningún propósito y descubrieron que se estaban perdiendo de una de las partes más ricas del pavo.

Cada familia tiene sus propias “recetas”. Es importante cuestionarse acerca del porqué de las cosas, que el criterio de cada uno sea como un colador a toda la influencia que venga de afuera y decidir lo que se adoptará.

Por lo tanto, pregúntese: ¿Qué actividades son importantes? ¿Qué sentido tienen hoy? ¿Qué valores queremos vivir en nuestra familia? ¿Existen otras maneras de alcanzar estos objetivos?

Reunirse en familia, recordar ejemplos de situaciones o eventos agradables y desagradables, comentar (teniendo el cuidado de no caer en reclamos) qué papel ha tomado cada uno y planear cómo quisieran que se viva esta época puede ser muy valioso. Además, favorece el sentido de pertenencia, se le da un espacio a cada uno para expresar su opinión, en donde deben aprender a escuchar y respetar lo que digan los otros.

Usamos la libertad que se nos ha dado cuando decidimos conscientemente y no cuando hacemos las cosas por obligación. Por lo tanto, este año puede buscar ideas nuevas y creativas que ayuden a su familia a vivir el significado que tiene para ustedes la Navidad. El bombardeo de los medios de comunicación y el consumismo pueden hacer que pierda el enfoque y su libertad si usted no se detiene a reflexionar acerca de ello.

La Navidad es más que una celebración del mundo, aproveche la libertad de decidir qué significado tiene para usted con las circunstancias, tiempo y prioridades hoy en su familia.

                                                                                María Isabel Fernández (Psicóloga)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s